Terapias de futuro con animales

Just another WordPress.com weblog

BURROS DE TERAPIA

El uso de animales para terapias es algo relativamente nuevo en nuestro país, pero no así en Estados Unidos, Francia o Alemania, quienes han descubierto sus bondades desde hace mucho tiempo.

Dentro de los “terapeutas” más antiguos se encuentran las mascotas tradicionales (perros y gatos), posteriormente se han incorporado los delfines y los caballos y  ya es tiempo de añadir a la lista al burro.

En general, los beneficios que se han observado en el contacto terapéutico con animales son: aumento de la relajación, la aceptación de uno mismo, eliminación de los miedos, olvidar los problemas o no  tenerlos presentes de una manera tan angustiosa, vivir mejor y mas puramente el presente, mejorar la atención, observación y concentración, mejorar la comunicación verbal y sobre todo la no verbal, calmar los sentimientos agresivos, aumentar la sensación de sentirse querido y aceptado tal y como se es, adquirir y hace evolucionar la inteligencia emocional y ayudar a superar momentos de gran tensión.

La asinoterapia -terapia con burros-  “es una alternativa terapéutica que se desarrolla en diferentes países desde los años 50. Los estudios demuestran que es beneficiosa en el cuidado y tratamiento de personas  con problemas físicos y mentales. Concretamente revelan que el contacto repetitivo con burros mejora el equilibrio, contribuye al desarrollo de los músculos finos y, gracias a la interacción con el animal, se estimula el vocabulario, se reduce la hiperactividad en los niños, la falta de atención, etc.

Consiste en tocar al animal, se hace a través de la exploración de su cuerpo, de estar en contacto con él y sus necesidades (alimentación, cepillado y paseos), en este punto la comunicación directa verbal y no verbal que se establece, las caricias, contemplación y admiración estimulan favorablemente. Los canales auditivos y visuales son importantes, pero el kinestésico (táctil-emocional) es quizá el que mayor impacto terapéutico produce. Se practican ejercicios al lado y arriba del burro, dependiendo de las necesidades de cada persona. Este tipo de programas debe ser completamente individualizado y facilitado por profesionales.

En la experiencia que ha habido se ha dirigido a niños desde los 7 a los 14 años. Los mejores resultados se están obteniendo en situaciones de hiperactividad, nerviosismo, depresión, falta de concentración, timidez excesiva, dificultades de comunicación y/o de expresión emocional, trastornos alimentarios, enfermedades psicosomáticos, fobias, etc…

Los beneficios de la interacción con los animales están más que comprobados, son una fuente inagotable de cariño, compañía y efectos positivos para la salud. La presencia de una mascota en casa y/o el contacto regular con animales relaja, libera tensión y aumenta la autoestima. Además permite desarrollar un nivel de comunicación y entendimiento diferente al  habitual, que tiene repercusiones favorables incluso en planos profesionales, como puede ser el trabajo en equipo, empatía, tolerancia, etc…

Por esto y muchas cosas más, consideremos la compañía de nuestras mascotas como un aliado para nuestra salud. Y si se tiene algún problema físico y/o mental, considere la posibilidad de una zooterapia asistida por profesionales, muchas veces el sentir el cariño y compañía de un ser que no exige nada ni cuestiona o presiona, puede ser más útil que muchos frascos de pastillas y demás tratamientos químicos.

 

junio 9, 2008 - Posted by | Uncategorized |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: